Helado de "pantera rosa" (sin heladera)

Lo interesante de esta receta no es el ingrediente principal —que puede sustituirse por fruta (con cerezas está delicioso) u otro postre previamente elaborado, como flan o incluso dulce de membrillo—, sino el sencillísimo proceso.
  1. En una fuente se machacan 6 pastelitos tipo "pantera rosa" junto a medio vaso de leche y 2 cucharadas pequeñas de azúcar hasta conseguir una pasta esponjosa.
  2. Aparte, se montan 250 ml de nata con 1 cucharada sopera de azúcar.
  3. Mezclamos todo bien en la fuente y metemos al congelador.
  4. A la media hora, sacar del congelador, remover con varillas o un tenedor para impedir que se formen cristales de hielo. Volver a meter en el congelador.
  5. Repetir la operación dos veces más a intervalos de media hora.

Churruñuelos (nuestros roscos fritos)

Ésta es una variante de los roscos fritos que, al sacarlos del aceite al freír nos dio la sensación de presentar una textura entre el churro y el buñuelo (de ahí nuestra denominación), aunque al enfriarse tomaron la textura del rosco frito tradicional, quizá algo más firme.
  1. Se baten 2 huevos, una pizca de sal, el zumo y la ralladura de una naranja, 100 g. de azúcar y 50 ml. de aceite de oliva virgen.
  2. Se añaden 450 g. de harina y dos paquetes dobles de gasificante y amasamos hasta que la masa empiece a no pegarse en los dedos. Dejamos reposar 15 minutos.
  3. Calentamos aceite en una sartén y vamos haciendo rulos con la masa y uniendo sus extremos. Los freímos en tandas (con cuidado porque van a aumentar de tamaño) con el aceite no demasiado caliente para que se hagan bien por dentro.
  4. Se escurren sobre un papel absorbente y los pasamos por azúcar y canela.

Tarta de chocolate y galleta

Tarta muy sencilla para cualquier ocasión... aunque sea darte un capricho.
  1. De 750 cl. de leche aparta una taza y vierte en él un sobre de preparado para flan. Remueve hasta que no queden grumos.
  2. Calienta el resto de la leche con 5 cucharadas soperas de azúcar y antes de que empiece a hervir añade 200 ml. de nata líquida10 galletas oreo desmenuzadas y el contenido de la taza. Cuece a fuego lento hasta que hierva y mantenlo un par de minutos, siempre a fuego lento y sin parar de remover.
  3. En el fondo de un molde desmontable distribuye una capa de galletas maría y sobre éstas vierte una primera capa de la crema de chocolate aún caliente. Añade capas sucesivas de galletas y crema hasta rellenar el molde.
  4. Cuando se haya enfriado un poco guarda la tarta en el frigorífico. Desmoldar después de un mínimo de 5 horas.
  5. Decora a tu gusto. Nosotros lo hicimos con las galletas oreo que nos sobraron.

Tarta de gofres

El típico capricho de cualquier persona aficionada a la repostería cuando se pone a elucubrar...
  1. En una cacerola ponemos un litro de leche con una rama de canelala piel de medio limón y 10 caramelos cremosos (tipo Werther's). Calentamos a fuego medio removiendo de vez en cuando.
  2. Cuando se hayan derretido los caramelos, sumergimos en la leche los 6 primeros gofres, dejando que se empapen pero sin quedar demasiado blandos.
  3. Con estos gofres formamos la primera capa de la tarta. Cubrimos esta capa con el resultado de batir media barra de helado de turrón, una tarrina de queso fresco de untar y una tableta de chocolate blanco fundido.
  4. Formamos una nueva capa con los otros 6 gofres empapados en la leche y volvemos a cubrir con la crema de turrón.
  5. Se deja reposar en el frigorífico unas 3 ó 4 horas para que se mezclen bien los sabores y se sirve fría.

Bienmesabe exprés

Esta vez vamos a hacer un poco de "trampa" en favor de la rapidez y comprendemos que cualquier persona que se dedique a la repostería en Antequera se llevará las manos a la cabeza al leer esta receta, pero lo dejamos claro: éste no es el bienmesabe que ha hecho famosa a la bella comarca malagueña... es un sucedáneo que sabe muy parecido y se hace en mucho menos tiempo.
  1. De una tarta de Santiago (la podéis encontrar en muchos supermercados como tarta de almendra por aquello de los derechos de denominación) se desmenuza la mitad en un molde bajo para tartas de tamaño similar. Se compactan las migas ligeramente.
  2. Se diluye un cuarto de taza de miel con otro tanto de agua y se empapan las migas.
  3. Se aplica una capa de cabello de ángel (una lata de 350-400 g).
  4. Se desmenuza la otra mitad de la tarta de almendra y se compacta de igual modo.
  5. Se espolvorea una mezcla de azúcar glass y canela por encima. Dejamos pasar unas horas para que la humedad de la miel y el cabello de ángel dé consistencia al conjunto.